sábado, 31 de diciembre de 2016

EL REY DEL CORSO, DON ANTONIO BARCELÓ

Despidiendo el año 1716 o dando la bienvenida al siguiente ( incluso con la localidad de nacimiento hay cierta controversia ) vino a nacer en la isla de Mallorca el que llegaría a convertirse en uno de los marinos más ilustres, no sólo de su patria chica, sino de toda una nación. Y no de una cualquiera, sino de una de las potencias más destacadas de su época.

Hace tiempo que le sigo la pista, y aprovechando el cambio de año, 3 siglos después del acontecimiento, ha llegado el momento de dedicarle unas líneas.

No lo tuvo nada fácil. Si hay una cualidad que le acompañó durante toda su vida y le permitió alcanzar el reconocimiento, no sólo de su Rey, sino también de la posteridad, es la que también dio nombre a uno de los barcos en los que navegó: "Atrevido".

Hace algunos años le pregunté a un gran empresario por el secreto de su éxito. Le manifesté mi más sincera admiración por lo que había conseguido y le pedí consejo sobre qué hacer para emularle. Era la segunda ocasión, ese mismo día, que había tenido ante mis ojos la respuesta a la pregunta formulada. La primera vez fue cómo abordó una circunstancia que se resolvió rápida y satisfactoriamente como consecuencia de su manera de proceder. No lo supe ver.  Luego fue más explícito: "ATRÉVETE".


Pocos, si alguno, han conseguido algo relevante sin hacer uso de este consejo. Desde entonces, lo aplico al pie de la letra. Te puedo asegurar que uno se siente mejor que bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario