sábado, 15 de noviembre de 2014

@AndyStalman #BrandOffOn @BrandOffOn

"No tengo tiempo" es la frase del siglo XXI, siglo en el que el hombre empieza a dominar casi todas las fronteras, excepto la del tiempo.

Cuando escucho por enésima vez "no tengo tiempo", mi decodificador interno lee "quiero cambiar, pero seguir igual".


El mundo se divide entre los valientes y los cobardes. Pertenece a aquellos que, más allá de su nacionalidad, profesión, sexo, edad, religión o idioma, hacen del tiempo una herramienta de cambio.

A los límites del reloj, lo ilimitado de la imaginación.

Las frases anteriores pertenecen a un capítulo del mejor libro que he leído recientemente, "BRANDOFFON". Su autor Andy Stalman es una de las personas más cercanas a las que he tenido el grato placer de conocer últimamente.


“ Disponemos de tiempo suficiente si queremos y lo utilizamos correctamente ”, GOETHE.

Somos prisioneros del reloj sin darnos cuenta de que no es más que un instrumento, de invención humana, para medir el tiempo. Nuestra condena no es otra, que vivir encadenados a los límites que nos impone su control.

El extremo desconocido de nuestra línea de vida ( trayecto comprendido entre nuestro nacimiento y nuestra defunción ) es, cuando menos indefinido. Por consiguiente, el estrés que nos provoca la tiranía de la inmediatez está injustificado. Recreémonos con el disfrute de lo que nos apasiona. Aislémonos de las ataduras impuestas por el reloj. Demos rienda suelta a nuestra creatividad. Dejémonos llevar por nuestro corazón.

El futuro se construye acumulando los instantes del presente. ¡ Soñémoslo, creémoslo !


No hay comentarios:

Publicar un comentario