viernes, 24 de agosto de 2012

¡ NO HAY QUIEN ME GANE !

¿ Acaso existe alguien que sea capaz de ganarme en ser yo mismo ?


Si quiero algo, voy a por ello. Si tropiezo y me caigo, me levanto y sigo avanzando. Cada paso hacia delante es un avance, un reto superado, una pequeña meta alcanzada. La satisfacción está en el progreso, en mi propio progreso. ¿ Qué más da el ritmo que lleven los demás ? Si es superior al mío, nunca podré alcanzarlos. ¿ O sí ? Yo me marco mis propios objetivos, que no son otros que superar los anteriores. Pero son siempre los míos, me los fijo yo. Poco a poco, paso a paso, llegaré a donde me he propuesto. A mi ritmo, como la tortuga, sin prisa pero sin pausa, sin dudas, enfocado, aprendiendo y disfrutando, ayudando a los que me encuentre por el camino y empiecen a desfallecer. Todos los que perseveramos vamos a llegar a lo más alto, y si yo llego antes, te echaré un cabo. ¡ Ánimo !

¡ Ah, y cuando lleguemos a la cima ya buscaremos otra más elevada !

No hay comentarios:

Publicar un comentario